0 | Members ESP | ENG
thumbnail

Razones hay muchas para divorciarse

Por: Team Roch, El 2 mayo, 2020

Las parejas que consideran la posibilidad de divorciarse suelen recurrir a la terapia como último intento desesperado por salvar su matrimonio.

La edición estadounidense de The Huffington Post ha conversado con varios terapeutas matrimoniales para resolver algunas dudas sobre el tema y, concretamente, sobre los motivos que suelen tener las mujeres que toman la decisión de divorciarse. Estas son sus conclusiones:

1. Sienten que no se les valora y que son excesivamente responsables de la relación.

Para que un matrimonio funcione, ambas partes tienen que estar presentes. Requiere atención, esfuerzo, intención y comunicación. Al final del día, muchas personas evalúan todo lo que hacen por la familia y se preguntan dónde ha estado su pareja, explica Kristin Davin, psicóloga residente en Nueva York.

"Hay muchas mujeres que sienten que llevan todo el peso de la relación, que hacen la mayor parte del esfuerzo emocional y que constantemente tienen que buscar cosas nuevas para mantener la relación viva", añade. "Se frustran cuando no reciban la misma consideración como respuesta. Con el paso del tiempo acaban diciendo '¿por qué molestarse?".

Por eso, "el ingrediente clave para un matrimonio sano es la comunicación", sostiene Christine Wilke, terapeuta matrimonial de Pensilvania.

2. Discuten siempre por lo mismo con su pareja.

Muchas parejas que pasan por terapia matrimonial llevan años discutiendo por las mismas cosas. Cuando las necesidades no se satisfacen en repetidas ocasiones, el resentimiento mutuo aumenta (un factor que es mortífero para una relación), opina Olga Bloch, terapeuta matrimonial y familiar de Maryland.

"Cuando alguien siente que no es capaz de promover cambios, se empiezan a oír afirmaciones como 'nunca me escuchas' o 'tus disculpas están vacías y no significan nada", explica Bloch. "Al final, esta persona se rinde con la relación y empieza a buscar una manera de salir de ella, porque seguir adelante ya no es una opción".

3. Están insatisfechas con su vida sexual.

Para la mayoría de las parejas, el sexo es un buen barómetro para medir la salud de una relación. Cuando se quejan de su vida sexual, normalmente hay más problemas fuera del dormitorio, argumenta Davin.

"Si te sientes sexualmente frustrado en tu matrimonio, te sientes agotado y con grandes carencias emocionales", aclara. "Algunas veces la cuestión es: ¿los miembros de la pareja pueden ser cariñosos sin que la cosa acabe en sexo siempre? La intimidad sexual puede convertirse fácilmente en un problema que cree divisiones en el matrimonio".

4. No hablan ni conectan emocionalmente con su pareja como antes.

Según Wilke, muchas personas que llevan un tiempo casadas piensan en divorciarse porque ya no se sienten unidas emocionalmente a su pareja.

"Yo diría que es la razón número uno por la que las mujeres deciden acabar con su matrimonio", afirma. "Este problema en particular hace que una mujer infeliz sea mucho más vulnerable a tener un affaire y a buscar esa conexión en otros sitios".

5. Han madurado más que sus parejas.

Es inevitable que las dos partes maduren individualmente en el transcurso de la relación. Esto se convierte en un problema cuando se van distanciando y una de las partes se resiste a reconectar, apunta la psicóloga de Texas Anne Crowley.

"Los matrimonios cambian y evolucionan, especialmente si han tenido hijos", explica Crowley. "A menudo, es la mujer quien anima a su pareja a ir a terapia para acortar distancias. Si ésta se resiste, se llega a un callejón sin salida: la mujer no quiere seguir repitiendo las mismas conductas tóxicas y él quiere que las cosas sigan como están".

6. Llega un punto en el que el divorcio es la única manera de volver a mirar por sí mismo.

A veces, los problemas duraderos (como las adicciones o la ira descontrolada) llevan a las parejas al límite, señala Winifred Reilly, terapeuta matrimonial y familiar de California.

"Lo que oigo una y otra vez a es que preferirían acabar con su matrimonio antes que enfrentarse otro día, otra semana u otro año con su pareja y los problemas que nunca mejoran".

Después de aguantar este comportamiento durante un tiempo, muchas personas se dan cuenta de que no merecen vivir en tensión y decepcionadas día sí y día también.

"A veces, a pesar del amor, el compromiso y los esfuerzos por mantener vivo el matrimonio, la gente llega a un punto de no retorno y decide separarse", admite Reilly.

  • Cada año, más de 800 mil parejas estadounidenses se divorcian.

Aunque cada pareja goza de su individualidad para bien o para mal, lo cierto es que los terapeutas expertos en relaciones se han dado a la tarea de enlistar los principales motivos por los que ese “hasta que la muerte nos separe”, tiene caducidad antes de la fecha del funeral:

1. No supimos resolver nuestros conflictos:
 el doctor en mediación de conflictos Sam Margulies, escribe para la página especializada Psychology Today, que más allá de no tener comunicación, lo que realmente daña a una pareja es el no resolver las diferencias a favor de la relación. Estas diferencias sin resolución pueden llevar a la pérdida de respeto y a la desesperación de uno, o de los dos miembros de la pareja que finalmente buscan el distanciamiento.

2.  No contempló tener hijos conmigo: la web Reddit, construida a partir de comentarios y post de los lectores, publica una serie de razones reales que llevan a varias parejas al divorcio. Entre esas está que uno de ellos no quería tener hijos, o no veía a la otra persona como alguien idóneo para la crianza y el cuidado de los niños.

3.  Era una persona egocéntrica. Un egoísta que quería controlarlo todo, incluyendo a su pareja.

4. Falta de compromiso: ya los sentimientos no parecen formar parte de la relación. Incluso, el interés por la vida emocional de la otra persona pasa a un plano inferior; no hay empatía. Elementos necesarios para una relación íntima.

5. Crecimos en caminos diferentes: cada uno tomó un rumbo de crecimiento diferente, lo cual no implica desamor. Simplemente, se van abriendo los caminos al punto de que ya no comparten casi nada.

6. Me fue infiel: dice uno de los lectores que comenta en la página: “No pudimos tener hijo y ella decidió embarazarse de otra persona”. Y aunque el hombre quiso perdonar su comportamiento, ya todo estaba destruido.

7. Nos casamos muy jóvenes: cuando las parejas se casan tan temprano –sobre todo en esta época, donde muchos llegan a los 30 solteros-, sienten que se dejaron llevar por la emoción del gran amor y no tuvieron tiempo para tener otras prioridades antes que su pareja.

8. Ya no hay gusto: ya no hay atracción física, ni gusto por el otro. Dejaron de cuidarse y atraerse el uno al otro.

9. ¡Lo mantenía!: ya pasó a la historia eso de que el hombre mantiene a la mujer. A ellos no les gusta una mujer sin iniciativa, ni proyección. Y qué decir de cuando ellas tienen que ser el soporte monetario y el hombre no asume responsabilidades.

10. Quería una boda, no un matrimonio: nunca encontraron las razones reales para casarse. Construyeron una relación basada en ideales y se enfrentaron a una realidad que no esperaban.

11. No hay sexo: esto es un indicador fundamental de que no hay una conexión en la pareja. Es normal el descenso de encuentros con la cotidianidad, pero que lleguen a meses de no tener relaciones, no lo es. Pueden convertirse en grandes compañeros, con cero pasión.

12. Fue un matrimonio comodín: suele pasar a quienes se casan en un momento crítico de su vida y están buscando a alguien que los ayude a sobrellevar la situación, como una muerte, una tragedia, sentimientos de soledad o separación.

¡Únete a nuestra plataforma de educación online!

Dr Roch en redes sociales

PUEDE INTERESARTE:

Deja un comentario

4 3

Contact us

WORLDWIDE OFFICE

Our office
+52 (477) 711 8884 | +52 (477) 711 5443

Team Dr. Roch
+52 (477) 799 6718

Our Address
Paseo de Jerez Norte 301 Col. Punto Verde León, Guanajuato, México C.P. 37298